Bienvenidos a la Intranet

Fundamentación

CABEZA 3

 

 

 

1°   Normas para una buena convivencia 6º

Fundamentación

 Un gran desafío de la educación está focalizado en la formación de personas que buscan el bien propio y el de los demás, con capacidad para conocer, comprender, enriquecer y transformar el mundo en cooperación con los otros, durante toda su vida. En este marco, la escuela asume la responsabilidad de formar sujetos políticos en tanto pone en relación voluntades y explicita y construye lazos y significaciones sobre la dimensión política de los sujetos. Un aporte en este sentido:

La escuela es un ámbito donde se convive con otros, junto con quienes se construyen aprendizajes múltiples y diversos: se aprenden contenidos y también "modos de estar", en tanto se ponen en juego regulaciones y relaciones con la autoridad; se aprende a compartir espacios, tiempos y materiales. (Diseño Jurisdiccional de la Prov. de Cba. Nivel Primario. 2012).

La educación para ser y estar con otros y otras encuentra en la escuela un espacio y tiempo privilegiado. Son valores y experiencias de formación para la vida democrática:

  1.   La participación con responsabilidad en la vida del aula y de la institución,
  2.   La resolución pacífica de los conflictos cotidianos,
  3.   El trabajo cooperativo para el mejoramiento de la vida común,
  4.   El compromiso en proyectos concretos de solidaridad en la escuela y con el ambiente en la que está inserta.
  5.   El ejercicio de la libertad, el afecto, la tolerancia, la honestidad, el respeto, la justicia, en las relaciones entre sus pares y con los adultos;
  6.   El esfuerzo y la valoración del trabajo bien

 

2°   Fines formativos

 “La escuela mercedaria al servicio de la educación de la persona”

Las escuelas mercedarias tiene, como vocación educar para ayudar a formar hombres y mujeres que sean y actúen conforme al proyecto de Dios que los invita a la realización plena, a la convivencia fraternal, a la colaboración a través del trabajo en la construcción de un mundo más justo y más humano para todos y todas, a la rela­ción con Él como hijos e hijas, a la acción redentora.

Por todo esto es que la escuela mercedaria se compromete a contribuir en la formación integral de niños, niñas y adolescentes a través del desarrollo de sus capa­cidades físicas, socio-afectivas, intelectuales, éticas y espirituales en el marco de una educación para la diversidad.

 

 De este modo, la escuela mercedaria promueve una persona:

  1. capacidad de reflexión, iniciativa, creatividad e inquietud por el saber (Conocimientos).
  2.  Con sensibilidad crítica para leer, interpretar y transformar la realidad en que vive, según los valores auténticamente humanosevangélicos.
  3.  Con una conducta responsable, liberada de condicionamientos personales y so­ciales, capaz de respetar la dignidad y la libertad de los otros y otras.
  4.  Con capacidad para asumir el compromiso de ser sujeto activo de su propia his­toria, aceptando la realidad concreta de su tiempo para transformarla.
  5.   Con aceptación de su trabajo como medio de realización personal, en colaboraciócon el plan de Dios por un mundo más justo y fraterno.
  6. Con capacidad para construir un proyecto vital con adhesión a la persona de Je­sucristo.

 

 3º  Valores para construir, vivir y enseñar

La escuela introduce sistemáticamente a los estudiantes en la reflexión y la acción para incidir en el espacio público, donde se ponen en juego los intereses individuales y los del conjunto; posibilita el acceso al conocimiento de las regulaciones sociales a partir de normas y prácticas; promueve el juicio crítico sobre los valores evangélicos y democráticos, Los valores de los cuáles se desprenden las normas aquí planteadas y los cuáles deseamos promover y practicar, son: 

Justicia.

Igualdad.

Solidaridad.

Libertad.

Respeto por las diferencias.

Patriotismo.

Amistad.

Si estos son los valores que queremos vivir y estas son las acti­tudes que queremos manifestar en nuestras interacciones con los otros, entonces, podremos clarificar cuáles son los principios y comportamientos esperables entre docentes, alumnos, directivos, padres... Aparecen así las acti­tudes positivas de convivencia esperables y como última parte del código de convi­vencia nos planteamos, las situaciones en que durante la convivencia se den actitudes negativas, las no esperables y en consecuencia, aparecen las medidas disciplinarias.


  

 

Contacto

Dirección:

Av. Ing. Enrique Bordereau 7850 Bº Villa Rivera Indarte

Córdoba - Argentina

Teléfono: (03543) 440948/444053 Int. 103

Fax: (03543) 440948 Int.123

e-mail:  instituto@leonxiii.edu.ar

 

 

2017  Instituto Leon XIII   globbers plantillas joomla 3